Lunes, 3 de enero de 2005
diariodeavisos.com > Noticias > Sucesos > "Tú y yo no nos vamos a morir"
El mejor regalo de cumpleaños

Como tantos otros, Enrique empezó en ese momento la búsqueda angustiosa de su esposa y su hijo mayor que le llevó a hospitales y refugios improvisados, hasta que una turista alemana identificó a ambos en un centro médico donde María, con graves hemorragias internas, fue sometida a una primera intervención de urgencia en el abdomen.


Ante la gravedad de su estado, los cinco emprendieron un largo viaje por carretera para llegar al hospital de Surat Thani, un centro en el que también atendieron al padre y los hijos de diversas fracturas, contusiones y heridas leves, con una enorme amabilidad pero con grandes deficiencias higiénicas y diagnósticos erróneos. Desde allí, un avión ambulancia facilitado por la empresa de Enrique les trasladó a Singapur, donde María no ha sido consciente siquiera del cambio de año, pero no deja de pensar que la población local, que fue "maravillosa" con ella, es la que sufrirá las consecuencias del seísmo durante mucho tiempo, mientras que los turistas han sido "los privilegiados" de esta tragedia. Tampoco olvida el aniversario de Tomás, que ha pasado de ocho a nueve años justo en estos días y que, con una madurez sobrevenida de la que carecen muchos adultos, dejó claro a sus padres que no quiere ningún regalo de cumpleaños porque ya tiene el mejor posible. La suerte de María y Enrique contrasta con la preocupación del Ministerio de Asuntos Exteriores español que sigue sin conocer el paradero de tres españoles que también se encontraban en la zona siniestrada de Tailandia "y de los que no se tiene noticia". En un comunicado, la Dirección General de Comunicación del Ministerio subrayó que, en cuanto a los españoles que viajaban por Tailandia pero "no necesariamente por la zona siniestrada", son cuatro "las personas de las que no se tienen noticia". La embajada española en Tailandia mantiene "el contacto permanente con los hospitales de Bangkok", donde sigue hospitalizado un herido. Fuentes diplomáticas explicaron además que ya se ha podido localizar a la familia británica de siete miembros, residente en Málaga, que se encontraba en la zona siniestrada de Tailandia. Los equipos de forenses de Tailandia y los de otras 19 naciones trabajan de manera frenética en los templos budistas convertidos en tanatorios temporales con la finalidad de identificar los cadáveres. A estos 300 forenses de diversas nacionalidades, se unirán desde España mañana dos biólogos del Laboratorio de Antropología Forense, un biólogo del Laboratorio de Biología-ADN y un especialista en catástrofes.