Jueves, 2 de octubre de 2003
diariodeavisos.com > Noticias > Cultura y Espectáculos
Imagen de las vitrinas centrales, hoy en día retiradas, de la sala de Historia Natural Agustín Cabrera. / DA
Imagen de las vitrinas centrales, hoy en día retiradas, de la sala de Historia Natural Agustín Cabrera. / DA
La Asociación de Amigos del IES Canarias Cabrera Pinto, que preside José Luis Mederos, además de antiguo profesor y director en diferentes etapas del centro educativo, considera que "los comisarios de las exposiciones parece que viven en la estratosfera y no tienen en cuenta sino lo que les interesa. Lo que nos preocupa es que las cosas se hagan sin garantías. No se puede proyectar una exposición que va más allá de las posibilidades reales del propio centro, sin tener en cuenta el material valiosísimo que hemos salvaguardado
La Asociación de Amigos del Cabrera Pinto exige que se respete su legado
El colectivo integrado por ex alumnos y profesores surgió para proteger su patrimonio artístico
La desmantelación de la sala permanente de Historia Natural Agustín Cabrera, integrada en el complejo histórico del IES Canarias Cabrera Pinto, para ser utilizada como parte de la exposición "Lumen Canariensis. El Cristo de La Laguna y su tiempo", que se desarrollará entre el 31 de octubre de 2003 y el 14 de enero de 2004, continúa provocando el rechazo de la comunidad educativa y de los colectivos sociales de la ciudad, entre los que se encuentran la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife y la Asociación de Amigos del IES Canarias Cabrera Pinto, que presiden Leandro Trujillo y José Luis Mederos, respectivamente.
Sergio Negrín
La Laguna

El legado educativo y artístico del primer instituto de Canarias, dependiente de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, cuenta con las salas permanentes de Historia Natural Agustín Cabrera y de Instrumentos Científicos Blas Cabrera Fernández. El centro tiene también en propiedad -por medio de donaciones y adquisiciones- una colección de arte de pintores canarios contemporáneos, así como un importante legado en depósito de obras pertenecientes a lo que se denomina El Prado disperso. Por otra parte, entre los fondos del Cabrera Pinto se encuentra un importante patrimonio arqueológico, de esculturas, además de material educativo que fue utilizado para la enseñanza y que integra una colección que los profesores del centro esperan poder exponer somo salas permanentes cuando la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de la comunidad autónoma y otras instituciones públicas se implique económicamente en el proyecto.

En opinión del presidente de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife, además de ex profesor del IES Canarias Cabrera Pinto e impulsor de los trabajos desarrollados por los diferentes gabinetes educativos, Leandro Trujillo, "se ha hecho un esfuerzo muy grande para darle continuidad a esta labor. En el caso de los instrumentos científicos y las maquinarias antiguas, me puse en contacto con la asociación de instrumentos científicos y maquinarias antiguas para visitar talleres en Florencia, Londres, Oxford, Praga y algunas ciudades de Alemania, y así disponer del conocimiento y la manera de proceder en los problemas de restauración y conservación del material que teníamos en depósito. De igual manera, para tratar el material orgánico y los elementos momificados, se envió a dos profesoras al Museo de Historia Natural de Madrid que se acercaron a los métodos de actuación, de la misma forma que otros profesores se desplazaron al Museo de Zoología de Barcelona. Siempre ha habido contactos en ese sentido. Incluso se ha trasladado hasta aquí en varias ocasiones el equipo del Instituto de Conservación de Bienes Patrimoniales de Madrid para ayudarnos, colaborar y orientar a los profesores del centro, que hoy en día poseen los conocimientos adecuados para realizar una labor museística con total garantía", relata Leandro Trujillo, para quien el IES Canarias Cabrera Pinto "siempre ha sido un centro de cultura, educación y ocio, pero sin dejar de mantener esa unidad integradora como centro vivo y abierto a la sociedad. Por eso creo que no se debe tratar de arrebatar parte de ese espíritu, manipulando de mala manera su legado patrimonial, porque perderíamos un eslabón importante de nuestra historia e idiosincrasia como canarios", apunta.

"Por eso -explica Trujillo- de ninguna manera puede una exposición temporal como la Lumen Canariensis ir más allá perjudicando lo que hay: una idea museística que se desarrolla y se ampara. A mí me da la impresión de que las personas que inician una idea, sobre todo últimamente desde alguna institución pública, sólo tienen en cuenta su idea al margen de que existan otras tan importantes o más que aquellas. No entiendo por qué se quiere hacer tan grande una exposición como la Lumen Canariensis y además ir por encima de un legado que tiene un valor artístico que no puede ser maltratado de ninguna manera", argumenta el director de la Económica, para quien "no puede haber una orden superior, que venga de la propia consejería, que se salte a la torera todos estos principios. Algo así no podemos llamarlo convivencia democrática. Como tampoco podemos tener la impresión, desde ningún cargo político, de que estamos amenazados". añade.

Por su parte, la Asociación de Amigos del IES Canarias Cabrera Pinto, que preside José Luis Mederos, además de antiguo profesor y director en diferentes etapas del centro educativo, considera que "los comisarios de las exposiciones parece que viven en la estratosfera y no tienen en cuenta sino lo que les interesa. Lo que nos preocupa es que las cosas se hagan sin garantías. No se puede proyectar una exposición que va más allá de las posibilidades reales del propio centro, sin tener en cuenta el material valiosísimo que hemos salvaguardado para poner a disposición de los alumnos, visitantes ilustres y el público en general. Estas acciones van más allá de la razón", indica José Luis Mederos.

Iglesia de San Agustín. El pasado mes de julio, la alcaldesa de La Laguna, Ana Oramas, firmó la permuta con el Obispado de Tenerife de la iglesia de San Agustín y el edificio anexo, donde se encuentra ubicada la Orden de los Hermanos Betlehemitas a cambio de unos terrenos en el Camino de San Diego para la construcción de un nuevo edificio donde residirían los miembros de la orden fundada por el Santo Hermano Pedro de Betancur.

De esta manera, la ciudad recuperaría un edificio históricamente unido al IES Canarias Cabrera Pinto -hoy en día existen aún las puertas de acceso del antiguo convento a la iglesia-. La idea inicial del consistorio era convertir las ruinas de la iglesia en un centro de congresos. Sin embargo, José Luis Mederos agradece que finalmente "se construya una auditorio en su lugar. Hemos defendido que se complete el convento y su iglesia creando una unidad cultural", manifiesta Mederos.

En opinión de Trujillo, "sería un error político muy grande que se interpretara que la recuperación de las ruinas de la iglesia de San Agustín es ajena al antiguo convento. Hay que tener en cuenta la restauración pensando igualmente en la utilidad. Si se promueve algo, debe plantearse también la reflexión y un debate con la ciudadanía", argumenta el presidente de la Económica, para quien "debe ser la consejería quien dé un primer paso y no actuar como ariete. También el Ayuntamiento debe tener una voluntad integradora, porque el instituto es su patrimonio, y no se entiende cómo pueden maltratarlo", concluye Leandro Trujillo.
Información complementaria
Patrimonio cultural común